Bill Williams: las figuras de este legendario trader

Una de las personas que más ha aportado al análisis técnico usado en los mercados financieros es sin duda alguna Bill Williams. Se trata de un famoso trader que durante años ha operado en distintos mercados, además de contribuir a la enseñanza y difusión del análisis técnico, para que otros como él, que se han interesado por la inversión en los diferentes mercados financieros del mundo, tengan parte del camino allanado hacia el éxito. Sus técnicas y pensamiento de base son enseñados en Profitunity Trading Group, la escuela para traders fundada por el mismo Williams, donde tanto amateurs como profesionales se instruyen de manera constante para mejorar sus propias técnicas o para comenzar desde cero. De él conocemos sobre todo sus famosos indicadores: los fractales, el oscilador y el indicador Alligator, el Awesome indicator, el Accellerator Oscillator y el MFI (Market Facilitation Index). Conocemos un poco menos el origen de sus teorías, que se basa en la teoría del caos.

Lo que hace de Bill Williams un teórico financiero sumamente original es la perspectiva desde la que ve el mercado. Para él, el mercado es un medio en el que existe un desacuerdo sobre valor pero un acuerdo sobre el precio y aunque se trate de un juego de palabras veremos que de juego no tiene nada en absoluto. El mercado se comporta como un río que fluye en base a la teoría del caos, es decir, busca pasar por las zonas en donde encuentra menos resistencia. Ahora, las zonas de menor resistencia están determinadas por una estructura que permanece oculta, la cual es revelada  gracias a los instrumentos creados por Williams y que pueden verse en algunas de sus publicaciones.

Para Bill Williams el mercado es un reflejo de la psicología de las masas, la cual actúa de modo caótico, es decir que viene influenciada por absolutamente todo lo que existe. Al igual que los distintos aspectos de la naturaleza caótica pueden mostrar un orden, como en el caso de los fractales, es posible identificar y aprovechar un orden en los mercados.

Veamos a continuación algunos de sus indicadores más famosos, los que han trascendido desde siempre:

  • Fractales: Los fractales son figuras geométricas que se repiten dentro de una estructura geométrica más grande. En el caso del trading, se trata de figuras formadas por 5 barras consecutivas que en todo caso nos sirven para detectar los niveles máximos y mínimos. El fractal alcista presenta el nivel máximo en la barra central y dos máximos menores en las barras laterales. El fractal bajista presenta el nivel mínimo en la barra central y dos mínimos más altos a los lados. En los gráficos de las plataformas online se les representa con flechas. De todos modos hay que usar el indicador Alligator para confirmar las señales generadas por los fractales.
  • Alligator: Se trata de un indicador con tres distintas medias móviles (a 13,8 y 5 períodos, que corresponden respectivamente a la mandíbula, los dientes y los labios del lagarto). La interacción de estas tres líneas es descrita haciendo una comparación con el comportamiento del lagarto en sus movimientos. Cuando las tres líneas están juntas, el lagarto está durmiendo y por lo tanto el mercado es lateral y no presenta sobresaltos. Ahora, entre más duerma el lagarto, más hambre tendrá cuando despierte esto sucede en la realidad y también en los gráficos. Cuando inicia a despertarse, lo primero que hace es abrir la boca, por lo que las medias móviles inician a separarse. Después de comer, el lagarto vuelve a dormir por lo cual estas comienzan a juntarse para cerrar su boca.
  • Awesome: Es un oscilador cuyo nombre puede ser traducido como “oscilador asombroso”. Está calculado con una media móvil de 34 períodos y otra de 5 períodos y nos ayuda porque genera claras señales de compra y de venta tan importantes para tomar decisiones de apertura o cierre de posiciones. Las señales de compra se generan cuando el oscilador está por encima de cero, cuando cruza hacia arriba en nivel cero o genera dos picos. Las señales de venta se generan cuando el oscilador se encuentra por debajo del cero. Recordemos siempre utilizar al menos dos de estos indicadores en paralelo de manera de confirmar o descartar tendencias.