Cómo se comporta un trader exitoso

Cuanto más observamos a un trader exitoso, más nos damos cuenta de que para alcanzar su nivel hay que estudiar mucho, aunque tal vez haya que estudiarse tanto a uno mismo como a los diferentes análisis, técnicas e instrumentos disponibles en la red, en los libros y en los cursos online que se dictan por aquí y por allá.

Algunas verdades sobre el éxito en el mundo del trading

Muchas veces hemos escuchado que el hecho de invertir en un mercado financiero, ya sea de Forex, de futuros o de acciones, es una actividad de equiparable a pasar tiempo en las redes sociales ya que sólo basta con tener acceso a internet rápida y un buen ordenador. No hay nada más erróneo, por supuesto ni nada más lejos a una realidad que supone horas de entrenamiento y otras tantas de dedicación a un negocio que puede ser muy redituable.

Para empezar debemos pensar en estudiar cómo funcionan los mercados financieros, cuales son los instrumentos de análisis de los que dispone un trader y nunca está de más informarse de manera cotidiana sobre lo que pasa en el sector social, económico y político a nivel internacional. El análisis técnico, aquel que hace uso de indicadores matemáticos para obtener información sobre el mercado a partir de las cuales construir estrategias de inversión, es todo un campo que merece atención, estudio y práctica.

Los datos solo son datos, aunque sean nuestra mano derecha

Uno de los puntos principales que hay que entender aquí es que los tipos de datos que se pueden obtener sobre la tendencia de un mercado, la fuerza de los precios, el volumen de las operaciones, el momentum etc, son solo datos. Cada trader tiene que practicar con toda esta información y descubrir con cual se acomoda más y esto se conoce en el mundo del trading como el desarrollo de una estrategia propia, un modus operandis por decirlo de cierta forma, para cada trader a partir de sus experiencias, su sentido común, la forma en que ve el mercado y lo siente.

Lo cierto es que ningún indicador dice una verdad al 100%, ningún indicador se debe seguir ciegamente y por ello siempre estamos insistiendo en que utilicemos al menos un par de gráficos o de otro instrumento cualquiera del análisis técnico en paralelo para poder confirmar o descartar cambios en tendencias, precios, etc. Lo más importante es descubrirse y formarse a uno mismo como trader y he aquí el quiz del asunto.

Es muy recomendable a su vez, comenzar a aprender toda la teoría poniéndola en práctica con una cuenta demo antes de tirarnos al agua sin salvavidas, dicho de una manera metafórica por supuesto. De esta manera no solo lograrás entender cómo funciona el Forex o cualquier otro mercado, como se comportan los precios, las divisas, las señales, cómo individualizar el mejor momento para entrar o salir de un mercado, cuáles son tus herramientas, cómo crear una estrategia de inversión; podrás también entender cómo trabajar.

Otras certezas sobre el Trading

Lo peor que puedes hacer es pensar que el trading es una actividad sencilla, que requiere de poco tiempo o en la que se hace dinero fácil. De hecho, al inicio probablemente ganarás poco y tal vez tendrás que invertir parte de tu dinero en cursos, libros, softwares y otras herramientas que te harán crecer profesionalmente en este mundo tan competitivo. Necesitarás por una parte aprender el oficio, y por otra aprender a trabajar de manera autónoma.

Por ejemplo, aunque trabajes desde casa y no tengas que rendir cuentas a nadie, un buen trader necesita de disciplina: levantarse temprano, imponerse un horario, trabajar una cierta cantidad de horas, ya sea estudiando e informándose al inicio que invirtiendo cuando ya se tiene más experiencia. Como en cualquier campo, la modestia y el trabajo duro son los mejores aliados de cualquier profesional. Cuando se invierte en un mercado, no basta creer o sentir que se entiende bien un indicador o una información. Mucho menos basta seguir corazonadas o actuar por impulso o intuición. Lo que sirve es la observación. No hay modo mejor de saber cómo se comporta un mercado que observarlo. Los indicadores nos ayudan, ciertamente, pero no hay que confundirlos con el mercado, el cual debe ser observado directamente y por mucho tiempo, antes de abrir una determinada posición.