El patrón ABC: combinamos indicadores en base a Fibonacci

Entre los distintos patrones que se observan en los gráficos de tendencias, el ABC es uno de los que más historia tienen dentro del trading y por esta razón goza de un prestigio muy importante. Este patrón fue mencionado por primera vez en 1935 en un libro de H.H Gartley que lleva por título Profits in the Stock Market y que ha servido de espejo para muchos de los traders que hoy llevan adelante sus inversiones de manera exitosa.

Se le conoce también como patrón Gartley o como patrón AB=CD. En 1976 Charles Lindsay obtiene la fórmula para calcular de forma precisa este patrón, que es D = (B + C) / A. El patrón ABC se puede observar tanto en un mercado alcista como bajista. Supongamos que el mercado es alcista para la siguiente descripción del patrón. El primer movimiento, AB, es a la alza, luego hay un ligero retroceso a la baja (BC) para volver a subir (CD). Ahora, las proporciones se calculan ayudándose con las proporciones de Fibonacci.

En realidad, AB no es igual a CD. CD es 1, 1.272, 1.50, 1.618 o hasta 2 veces más grande que AB incluso. En lo que se refiere al retroceso BC, para que el patrón sea confiable, éste tiene que ser inferior al retroceso Fibonacci (AB x 0.618). Entre menor sea el movimiento BC, mayor será la fuerza de CD. Recordemos que si bien se trata de un indicador fiable, siempre es importante valerse de al menos otro más que pueda confirmarnos tendencias antes de decidirnos por abrir una posición.