Entendiendo los retrocesos de Fibonacci

Para mucha gente los retrocesos de Fibonacci son difíciles de entender, por lo que dan más problemas que ayuda según entienden varios traders en los mercados del mundo. Sin embargo se trata de un concepto básico para cualquier persona que quiera hacer del trading algo más que un juego y como tal debería ser planteado, sin muchas vueltas y entendiendo desde la misma base cómo es este instrumento del análisis técnico. La naturaleza cíclica de un mercado es algo fácil de entender ya que todo más acá o  más allá se mueve dentro de una gran rueda que gira y termina donde comenzó para empezar de nuevo. Sabemos que después de un cierto tiempo en el que los precios suben, la tendencia tiene que invertirse como en un ciclo, de modo que al final haya un equilibrio entre movimientos alcistas y bajistas.

Los períodos de tendencias marcadas se alternan además a períodos laterales en los que el mercado no se mueve, que queda como estancado y donde no sería necesario hacer ningún movimiento. El concepto de los retrocesos es un poco más complicado y trataremos de darle una vuelta para que se pueda mostrar de manera sencilla. En una tendencia al alza o a la baja, los precios siguen una dirección clara paro sin embargo hay momentos en los que el precio retrocede por diferentes razones que pueden desestabilizar el mercado. Se trata de un movimiento fisiológico, una especie de descanso antes de seguir en la misma dirección. Así como es importante entender en qué momento la tendencia se va a invertir, es necesario entender cuando se trata solo de un retroceso. De esta manera podemos evitar salir del mercado debido a una falsa alarma, algo que nos puede costar bastante caro.

Los retrocesos de Fibonacci utilizan la secuencia de números de Fibonacci para determinar ciertos niveles en los que se ha comprobado que los precios tienden a retroceder. Se trata pues de un diagrama con 5 áreas distintas, al 100%, 61,8% , 50% , 38,2% , 23,6% y 0%. Cuando la línea de precios toca uno de estos niveles hay altas probabilidades de que el precio retroceda y como tal debemos tomarlo, con las precauciones necesarias para que no nos tome por sorpresa. Los niveles de Fibonacci actúan como soporte o resistencia de la tendencia y al hacerlo nos ayudan a verificar los movimientos de un mercado que puede parecer turbulento. Uno de los consejos más sabios que se pueden recibir cuando se inicia en el estudio y luego el uso práctico de los retrocesos de Fibonacci es el de operar en un arco de tiempo corto, de no más de un día en el que se pueda verificar que efectivamente se trata de un retroceso. De igual manera conviene empezar en el mercado de Forex con pares de divisas como el EUR-JPY, GBP-JPY o EURUSD, que por lo general muestran tendencias bastante claras y nos pueden enseñar bastante sobre ello.

Para usar los retrocesos de Fibonacci, hay que unir el mínimo de una tendencia con el máximo de la misma, si la tendencia es alcista, y el máximo con el mínimo si la tendencia es bajista. Una vez trazadas estas líneas, por lo general la plataforma que se usa traza en automático los niveles de Fibonacci. Ahora, es posible utilizar como punto de referencia los mínimos y máximos o bien los cierres y aperturas. Hay que poner mucha atención en no mezclar estas dos referencias, ya que los datos que generaría el sistema serían errados. Algo que es importante a la hora de interpretar los retrocesos de Fibonacci es tener siempre bien claro cuál es la tendencia general, sobre todo si se está operando a corto plazo, en donde es muy fácil perder la noción del cuadro completo. En este sentido resulta muy útil usar otros indicadores en combinación con los retrocesos. Si bien el nombre de Leonardo Fibonacci tiene un lugar de mucha importancia en las matemáticas, esto no quiere decir que el indicador que lleva su nombre sea infalible. Los retrocesos de Fibonacci son una excelente herramienta para determinar niveles de soporte y resistencia, pero para determinar tendencias y fuerzas conviene utilizar en conjunto un estocástico o un MACD.