La importancia de la práctica en el trading

Es muy normal ver por todas partes anunciadas plataformas online en donde puedes iniciar a operar en alguno de los distintos mercados financieros en cuestión de segundos. En efecto, invertir en Forex, acciones, futuros u otros productos financieros es así de sencillo: abres una cuenta y de manera intuitiva accionas simples botones como “vender” o “comprar”. El problema es que a menudo se confunde el poder o saber usar una plataforma online con el saber invertir en mercados financieros. Una plataforma online se aprende a usar en pocos minutos, mientras que el aprender a vender o a comprar requiere un poco más de tiempo y mucha habilidad para llevarlo a la práctica.

La importancia de la práctica en el trading

Los traders más reconocidos del mundo no son los que practicaron tres días y se lanzaron al mercado financiero online, sino los que estuvieron con una cuenta demo quizá varios meses hasta que se sintieron seguros y se decidieron a pasarse a transacciones reales. Pero esto si bien se ha llevado al plano de las operaciones en línea, tiene una base de mercadeo muy sólida que está apuntalada por teorías que tienen su sostén en las prácticas de grandes traders que operaban en el mercado tradicional antes de la aparición por ejemplo, de Forex.

Hace unos años no existían los ordenadores de la manera en la que existen ahora, lo cierto es que no existía el trabajo online y la gente no solía pensar en la posibilidad de aprovechar esta oportunidad. Esto no quiere decir que no existían traders. Tal vez eran mucho menos numerosos que ahora, así como también eran menos numerosos los productos financieros en los cuales invertir, pero desde siempre han habido personas que invierten y que se orientan utilizando elementos de análisis que te permiten crear estrategias. Si bien antes estos instrumentos de análisis debían generarse a partir de datos matemáticos y trazando gráficos a la antigua, son la base de lo que hoy se ve en las plataformas online que manejan los traders y brókers en todo el mundo.

Conocimientos y capacidades en práctica: ¿algo más?

Dicho de manera mucho más sintética, además de tener los conocimientos y las capacidades necesarias para utilizar un ordenador y los distintos instrumentos informáticos que están a disposición de un trader, es necesario conocer los distintos mercados en los que se puede operar, saber cómo funcionan y cómo sacarles provecho. Practicar con una cuenta demo te permite aprender a invertir de manera práctica y sin pérdidas económicas dolorosas, las que en un mercado y con dinero real sería catastrófico desde la apertura de la primera posición ya que no es un tema de suerte sino de conocimientos.

Un trader, ya sea que opere en Forex o en futuros, a corto o a largo plazo, tiene que partir con una buena base de conocimientos teóricos obtenidos en páginas web, libros o cursos organizados. Sin embargo, del conocimiento teórico a su aplicación exitosa hay una cierta distancia. Se necesita crear una estrategia mezclando las diferentes herramientas que ofrece el análisis técnico, el análisis fundamental, el estudio de los mercados o cualquier otra fuente. El único modo en el que podemos entender si la combinación de ciertos indicadores de análisis técnico funciona es aplicando dicha estrategia, pero siempre comenzando en una plataforma ficticia, con una cuenta demo.

Tampoco basta leer opiniones acerca de una u otra estrategia preconfeccionada, ya que siempre hay factores que hacen que cada experiencia sea única. El factor principal es uno mismo, nuestra propia personalidad o psicología. Conocerse como trader es igual de importante que conocer el funcionamiento del mercado. Solo el conocimiento de ambas partes te puede asegurar la comprensión de la estrategia correcta y te puede dar una idea del modo mejor de aplicarla.

De nuevo, la mejor manera de mejorar en este aspecto es utilizando una cuenta demo y practicando hasta que sientas la confianza de realizar una primera inversión. Aun cuando ya hayas decidido operar con una cuenta real, tendrás que tener paciencia y darte tiempo. Y sobre todo tendrás que prever que existe un porcentaje de pérdidas del que no podrás escapar. Con esto te sugerimos que adoptes un plan anual, en el que las ganancias cubran las pérdidas, para que no te quedes descubierto en los momentos en los que pierdes.